La temporada invernal suele ser la más común para la propagación de los virus de influenza. Es por esta razón que cada año se realizan campañas de vacunación para mantenernos protegidos frente a estos. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos ¡la gente no se vacuna contra la influenza!

¿Por qué ocurre esto? Seguramente has escuchado que después de adquirir la dosis se presentan síntomas muy fuertes y terminas enfermándote, pues esta es la principal razón por la que la gente teme vacunarse. 

Pero ¿es cierto esto? ¿La vacuna provoca que te de influenza? Acá despejamos tus dudas para que comiences a ver la vacunación como una opción saludable y completamente segura.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológico (SUIVE), para finales de 2020 fueron reportados en México más 6,600 nuevos casos de influenza.

¿Qué es la influenza?

La influenza es una enfermedad respiratoria infecciosa causada por diferente virus del mismo nombre, los cuales pueden ser la causa de hospitalización e incluso la muerte en quienes lo padecen.

Este virus puede transmitirse mediante la boca, la nariz e incluso los ojos, causando síntomas como:

  • Fiebre mayor de 38ºC
  • Tos y dolor de cabeza
  • Escurrimiento y enrojecimiento nasal
  • Dolor muscular y articular
  • Debilidad
  • Dolor de pecho, de estómago, al tragar

Cualquier tipo de influenza puede provocar complicaciones graves e incluso la muerte.

La vacuna contra la influenza

Las vacunas contra la influenza contribuyen a producir los anticuerpos necesarios para evitar que los virus nos enfermen. Una vez que estamos vacunados, nuestro organismo tarda aproximadamente 2 semanas para estar completamente inmunizado.

Las vacunas contra la influenza deben de ser administradas a todas las personas, pero hay grupos más vulnerables de enfermarse y que requieren de la vacunación obligatoria; que son los niños desde los 6 meses y hasta los 5 años de edad, así como los adultos mayores y personas que padecen enfermedades crónicas (obesidad, asma, obesidad, etcétera).

Asimismo, es importante aclarar que la vacuna contra la influenza debe de aplicarse al menos una vez al año. ¿La razón? La protección inmunitaria de nuestro organismo disminuye con el paso del tiempo. Por esta razón, no importa que te hayas vacunado hace 5 años, vuelves a ser propenso de enfermarte.

Mitos de la vacunación

Desafortunadamente, a pesar de los esfuerzos que se hacen para lograr que la vacunación sea lo más asequible posible, la tasa de vacunación no es alta como se espera. Esto se debe a las dudas de su efectividad, y hasta por la creencia de que puede hacer que te enfermes.

Esto es COMPLETAMENTE FALSO, las vacunas pasan por procesos de desarrollo altamente calificados, quienes diseñan, prueban y aprueban su uso. Todo esto para garantizar que todos recibamos una vacuna eficaz y segura.

Por otro lado, es común escuchar personas que afirman haberse sentido enfermos después de haberse aplicado la vacuna. Esto no es una consecuencia de que la vacuna cause problemas con la salud de quien se administra, sino es parte de un proceso de adaptación inmune que realiza el cuerpo.

En algunos casos puede haber reacciones leves, tales como dolor, enrojecimiento, sensibilidad e inflamación en el sitio de inyección. De la misma forma, pueden presentarse síntomas como fiebre y dolor de cabeza, así como debilidad muscular. ¡Esto es completamente normal! Y tienen sólo una duración de dos días. En caso contrario, se recomienda acudir con el médico lo antes posible. 

Ahora ya lo sabes, la vacunación contra la influenza está diseñada exclusivamente para fortalecer el sistema inmune contra este virus y evitar que te enfermes. En caso de que requieras recibir más información acerca de esta y otras vacunas, te recomendamos acudir a tu centro de salud más cercano a tu localidad.

Y no lo olvides, una sola dosis al año es suficiente para evitar que esta enfermedad afecte tu salud.

Quizá te interese: ¿Cuál es la diferencia entre virus, bacterias y parásitos?

Escrito por:Loft Media LATAM

¿Tienes algo qué decirnos? ¡Exprésate aquí!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.