Como paciente con diabetes, el verano podría poner una pausa en tu tratamiento, pues puedes enfrentarte a distracciones, comidas familiares poco saludables e incluso la posibilidad de abandonar tus rutinas tan necesarias para lograr tus metas glucémicas.  Pensando en ello, hemos creado una guía de cómo viajar con diabetes durante estas vacaciones de verano.

A estas alturas, sabes que los pilares para un buen control de tu salud constan en llevar un plan de alimentación, realizar ejercicio por lo menos 30 minutos al día, y no abandonar tu tratamiento personalizado; por ello, es importante que planees con anticipación cualquier viaje o actividad que vayas a realizar este verano para que en medida de lo posible ésta se adapte a la rutina que ya tienes.

Tu adherencia es sumamente importante, pues te ayudará a reducir complicaciones micro y macro vasculares que pueden afectar a diversos órganos vitales como corazón o riñones.

Guía de cómo viajar con diabetes en estas vacaciones.

Lleva contigo tu información médica.

Tranquilo, no tienes que cargar con todo tu expediente, sólo procura llevar un brazalete o una tarjeta donde venga la información realmente importante: tu padecimiento, tipo de sangre, alergias, información de tu seguro, números de emergencia y los datos de tu médico.

Siempre carga con tus medicamentos.

No importa que sólo te vayas un día o un fin de semana, carga con tus medicamentos. Verifica su fecha de caducidad y etiquétalos para que no olvides para qué sirven, a qué hora debes tomarlos y la dosis. No es mala idea que lleves tu receta, en caso de que debas adquirir más o debas justificarlos en el aeropuerto.

Si vas a un destino con una zona horaria distinta a la tuya, tenlo en cuenta para tu toma de dosis. Consulta con tu médico qué es lo que debes hacer en estos casos.

Preparar una maleta adecuada.

Además de cargar con el traje de baño, no puedes olvidar tu medidor de glucosa con suficientes tiras reactivas, lancetas y pilas. Y por supuesto, procura que la ropa que lleves sea cómoda y te permita, sobre todo, cuidar de tus pies.

Llevar refrigerios adecuados

No caigas en la tentación de mitad de carretera, mejor sal preparado con un refrigerio de semillas o frutas deshidratadas en porciones pequeñas.  Lo mejor es que evites a toda costa saltar comidas y procures buscar alimentos balanceados para ingerir durante tus vacaciones. Y por supuesto, ¡mantente bien hidratado!

Cuida lo que haces

Sí, las vacaciones son para divertirse (y mucho), sólo ten cuidado con el tiempo que pasas bajo el sol pues esto puede ocasionar quemaduras o lesiones cutáneas; lo mejor es que utilices siempre protector solar.

También cuida las actividades que realizas, el ejercicio intenso antes de desayunar o cuando se tienen niveles de hipoglucemia podrían ser perjudiciales para tu salud. Mejor evita realizar actividades de alto impacto que puedan dañar tus articulaciones.

Seguir esta guía de cómo viajar con diabetes, te permitirá pasar unas vacaciones increíbles y asegurar el control de tu glucosa para no perjudicar tu salud. Recuerda que es recomendable consultar con tu médico tus planes de viajar, para que te brinde atención más especializada de acuerdo a tus necesidades.

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

¿Tienes algo qué decirnos? ¡Exprésate aquí!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.