Durante los últimos 5 días la presencia de incendios forestales en la Zona Metropolitana, la falta de vientos y las altas temperaturas propias de esta época del año han ocasionado una mala calidad del aire en la Ciudad de México y algunos municipios del Estado de México.

Lamentablemente la contaminación es un problema creciente en México y en América Latina, se estima que alrededor de 100 millones de personas están expuestas a niveles que exceden los límites permitidos por la OMS.

Ante estos problemas ambientales las personas más vulnerables (niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con enfermedades respiratorias) se ven gravemente afectadas, dificultando su capacidad respiratoria e incrementando la presencia de síntomas como dolor de cabeza, irritación en los ojos, nariz y garganta.

¿Por qué afecta la contaminación atmosférica?

En la atmósfera de las ciudades circula material sólido o líquido, como polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, por mencionar algunas.  Estas partículas suspendidas, pueden ser de dos diámetros aerodinámicos; las menores a 10µm (un µm corresponde a la milésima parte de un milímetro) y las más pequeñas PM 2.5 que son 100 veces más delgadas que un cabello humano.

Este tipo de partículas, las PM2.5, provienen principalmente de las emisiones de los vehículos diesel, e históricamente han estado asociadas con el empeoramiento de las enfermedades respiratorias, como la bronquitis y el asma.

Recientes investigaciones sugieren que las partículas PM 2.5 están relacionadas con el aumento de asma y alergias entre la población infantil.

Debido a que algunas de estas partículas contienen compuestos tóxicos, al almacenarse en nuestro sistema respiratorio, suelen provocar síntomas como tos, resequedad e irritación, además de reducir tu función pulmonar y agravar las enfermedades existentes.

¿Qué recomendaciones seguir ante la contaminación?

Si tú padeces alguna enfermedad respiratoria como asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, o simplemente quieres cuidarte de este exceso de contaminación te enlistamos las principales medidas que puedes comenzar a aplicar:

  • Evita realizar actividades al aire libre. Si corres o te ejercitas es mejor que lo pospongas hasta que la calidad del aire mejore.
  • Permanece en interiores. Evita en medida de lo posible estar en exteriores y mantén puertas y ventanas cerradas, de lo contrario será como si estuvieras afuera.
  • No cocines con leña o carbón y no utilices inciensos.
  • Deja el cigarro por unos días. Tus pulmones ya tienen suficiente con el ambiente que están respirando, no los expongas a más humos nocivos.
  • Evita el uso de lentes de contacto. Como sabes su uso provoca irritación en tu ojo, si a esta condición le sumas el factor ambiental es más probable que sufras malestares.
  • Si no puedes evitar salir, usa mascarillas o tapabocas. El uso de una mascarilla con filtro te ayudará a reducir la exposición a la contaminación.
  • Si tienes auto, reduce su uso, opta por transporte público o compartido. Esto ayudará a disminuir los gases contaminantes y permitirá volver a los niveles normales poco a poco ¡Hazlo por ti y por los demás!

Ante la presencia de cualquier malestar respiratorio, acude con tu médico, para que te proporcione un tratamiento adecuado para controlar los síntomas e impedir que tu condición per-existente, en el caso de que la tengas, empeore ante la contaminación ambiental.

Mantente al tanto de los informes gubernamentales para conocer la calidad del aire dónde vives.

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s