De acuerdo con el Doctor Ruy Pérez Tamayo, todos los tipos de medicina tienen tres objetivos principales: conservar la salud, curar o aliviar una enfermedad y evitar la muerte prematura. Sin embargo, a pesar de que sus objetivos son los mismos, no todos los tipos de medicina concuerdan con sus diferencias en cuanto prácticas. Tal es el caso de la homeopatía y la alopatía.

Es por ello que Mimisqui se dio la tarea de investigar en qué consisten estos dos tipos de medicina, localizar sus principales diferencias y cuál ha resultado más efectiva hasta ahora. Te sorprenderás con el resultado, o no tanto.

¿Qué es la homeopatía?

Este tipo de medicina basa su acción bajo el principio de que “lo semejante cura a lo semejante” y que “a mayor dilución, mayor potencia”. Dicho de otro modo, se rige bajo el postulado de que el problema no es la enfermedad en sí, sino los síntomas que son causados por determinadas sustancias, por lo que deben ser tratados por otras cuyo efecto sea desencadenar los mismos pero más intensos. De esta manera, se pretende que el malestar inducido de manera artificial desplazará todas las molestias.

¿Qué es la medicina alopática?

Por otro lado, en un principio y de acuerdo a su definición etimológica (alophateia), la medicina alopática se basaba en tratar las enfermedades mediante remedios contrarios a ellas, por ejemplo, si tienes un músculo inflamado, se usa un antiinflamatorio. Sin embargo, este concepto ha evolucionado hasta convertirse en una medicina basada en la experiencia, es decir, se busca que haya una base que la sustente.

El diagnóstico de la homeopatía

La homeopatía se rige bajo la ley de individualización, esto quiere decir que no hay enfermedades, sino enfermos. Cada persona presenta síntomas diferentes según su enfermedad, por eso su objetivo no es atender la causa de la enfermedad.

El diagnóstico de la alopatía

La alopatía basa sus diagnósticos en consensos y protocolos estandarizados publicados en guías que se actualizan frecuentemente, además de estar respaldados con estudios de laboratorio, imágenes en radiografías, tomografías, etc. Este tipo de medicina señala que los pacientes son muchas veces diferentes, por lo que se realiza una serie de criterios previos antes de diagnosticar determinada enfermedad.

Medicamentos homeópatas y alópatas

Los medicamentos homeopáticos se elaboran con sustancias de origen vegetal, animal, mineral y ¡hasta con secreciones humanas! No existen ningún tipo de regulaciones ni estandarizaciones, ya que cada medicamento está realizado especialmente para cada paciente, a dosis intuitivas. Es por ello que, la homeopatía está contraindicada en casos graves, como tumores, infecciones, inmunosupresión, y defectos vitales orgánicos (por ejemplo, la insuficiencia renal).

Mientras que, la medicina alópata se basa en estudios preclínicos y clínicos donde se debe comprobar estadísticamente que el medicamento sea eficaz, seguro (que no haga daño) y de calidad. Además de que cada proceso debe estar explicado a nivel molecular, a través de la biología y de la química. Todas sus dosis varían de acuerdo a la edad, peso, constitución y presencia de otras enfermedades en los pacientes y, en general, cada medicamento alópata tiene sus propias contraindicaciones.

¿Cuál ha resultado más efectiva?

La eficacia de la medicina alópata depende del tratamiento y del tipo de enfermedad, y aunque prácticamente no hay un tratamiento que sea totalmente efectivo, se han reportado casos de hasta 99% de eficacia.

Finalmente, en la medicina homeopática se han realizado casi 400 estudios intentando demostrar su eficacia, sin embargo, los resultados han tomado tres vías, la primera es que no son más eficaces que un placebo, la segunda es que se encuentra que es si aplica en alguno persona cierto padecimiento regularmente no ocurre cuando se trata de la misma manera a otros, por lo que no resulta efectivo y puede ser hasta riesgoso.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), ha advertido a los consumidores sobre la compra y administración de medicamentos homeopáticos para la salud, pues esta dependencia no ha valorado su seguridad y eficacia. Por si fuera poco, muchos médicos alópatas permiten que sus pacientes tomen el medicamento alópata, más por su bienestar psicológico que por su acción terapéutica.

¿Resulta ético cobrar por prescribir una solución sin principios activos, cuyo efecto es puramente psicológico? -Dr. Jesús H. del Real Sánchez

La medicina homeópata afirma que el dolor está en la mente, por lo que los síntomas se controlan psicológicamente e individualmente. Mientras que la medicina alópata establece tratamientos y medicamentos con base en la experiencia y en estudios que avalen su efectividad. Y tú… ¿qué opinas?

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s