Como seguramente sabrás, la obesidad es un problema muy grave para la salud que cada vez se acentúa más con el paso del tiempo en el mundo. Parte de la magnitud que representa esta enfermedad, es el riesgo que existe de desarrollar otras padecimientos como hipertensión y diabetes.

Aunque, y por increíble que parezca, no sólo es consecuencia de comer en exceso, sino que también suelen participar otro tipo de factores, como los hábitos de consumo de alimentos, estilo de vida, etcétera. Pero, ¿sabías que hasta la velocidad con la que comes puede ser también factor clave para subir de peso? Si eres de las personas que se echa sus tacos en quince minutos o sueles desayunar mientras vas en el transporte público, ésto deberá interesarte.

En un estudio realizado en Japón a poco más de 90 mil personas que padecían obesidad y diabetes tipo 2, se revisó paulatinamente el efecto que tenía bajarle a la velocidad con la que consumen sus alimentos sobre el índice de masa corporal (IMC) y la medida de la cintura. Entre los datos obtenidos, destaca que el 44% de las mujeres que aumentaron el tiempo dedicado a comer, lograron bajar la medida de su cintura y su IMC en comparación a quienes comían con mayor velocidad.

De la misma forma, se observó que otros cambios de hábito como evitar comer bocadillos en la noche y cenar aunque sea 2 horas antes de ir a la cama, también contribuye en la pérdida de peso.

¿Por qué?

El efecto de saciedad se produce varios minutos después de haber ingerido los alimentos, esto ocurre debido al tiempo en que tarda tu aparato digestivo en llevar los alimentos de tu boca a tu estómago. Lo que quiere decir que si comes rápidamente, pero sin darle tiempo a tu organismo de digerir la comida, es muy probable que no tendrás ninguna sensación de saciedad, por lo que buscarás comer más y, por lo tanto, vas a engordar. Increíble, ¿no?

Por otro lado, al disminuir el ritmo con el que comes, cuando comiences a tener la sensación de saciedad, habrás consumido menos alimentos que con prisas.

Hora de cambiar hábitos

De la misma manera en que debemos tomarnos nuestro tiempo para comer, nuestro cuerpo también responde según nuestras rutinas y horarios. Para que tu aparato digestivo trabaje adecuadamente y reduzcas el riesgo de subir de peso, te recomendamos:

  • No saltarte el desayuno
  • Evita comer mientras caminas o vas en el camión
  • Procura cenar mínimo 2 horas antes de irte a dormir
  • Evade los bocadillos nocturnos

Ahora ya lo sabes, además de una buena dieta y hacer ejercicio, procura tomarte un poco más de tiempo para comer tranquilamente y cambiar tus hábitos de alimentación, también serán tus mejores aliados para ayudarte a bajar esos kilitos de más que siempre has soñado.

 

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

Un comentario en “¿Con qué velocidad comes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s