¿Tus amigos se voltean cuando les hablas? ¿Tu novia evita besarte? ¿Hasta en el metro  se alejan de ti? Podría deberse a un problema de halitosis, mejor conocido como mal aliento. Pero, ¿por qué tienes mal aliento?. A continuación te decimos las principales razones:

¿A qué se debe el mal aliento? Como sabrás el interior de la boca es el hábitat de muchas (pero muchísimas) bacterias, sobre todo en la superficie de la lengua y las encías, a las cuales también estás alimentando cada vez que comes. Esas bacterias tienen su metabolismo propio que les sirve para nutrirse de tus alimentos, al funcionar produce sustancias como el sulfuro de hidrogeno y el metilmercaptano que son las causantes del mal aliento.

La saliva, como sabrás, es la forma natural en la que nuestro cuerpo elimina los restos de comida y el exceso de bacterias que existen en la boca, por lo que tiene un papel muy importante como agente protector del mal aliento. Sin embargo, hay situaciones normales en las que la producción de saliva disminuye o dificulta que las bacterias sean eliminadas (y el mal aliento aumente), como por ejemplo:

  • Dormir, por ello el aliento matutino es desagradable.
  • El envejecimiento, pues se reduce la producción de saliva.
  • Usar prótesis dentales, ya que se acumulan las bacterias y los restos de comida.
  • Ayunar.
  • Comer cierto tipo de alimentos, como cebolla, ajo, y comida con muchas proteínas pues sus metabólicos se eliminan por los pulmones.

Estas causas son completamente normales y no deberían de causarte preocupación, sobre todo por que se pueden eliminar con medidas de higiene. Sin embargo el mal aliento también puede deberse a problemas más graves, o enfermedades como:

  • Mala higiene bucal.
  • Infecciones en las encías, boca, garganta o vías respiratorias.
  • Tumores en la boca.
  • Baja producción de saliva a causa de problemas como la diabetes, alcoholismo o malnutrición.
  • Uso de medicamentos
  • Padecimientos digestivos como gastritis o cáncer de estómago
  • Mal funcionamiento de los riñones

La mejor forma de evitar el mal aliento es realizando una adecuada higiene oral, implementando el uso de hilo dental junto con el cepillado. También pueden recurrirse a los enjuagues bucales y los cambios en la dieta (cuando es muy alta en proteínas). Si ya has intentado esto y no te ha funcionado, lo mas recomendable es que acudas con un médico general y un dentista para identificar correctamente la causa de tu mal aliento para tomar las medidas correctivas necesarias. 

 

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

Un comentario en “¿Te escuchan de Laredo? Podría ser halitosis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s