La diabetes, como ya sabrás, es una enfermedad en la que se presentan niveles elevados de azúcar en la sangre, y está relacionada con la nula o insuficiente producción de insulina en el organismo o bien porque las células dejan de responder a esta sustancia.  Pero esto no significa que todos los diabéticos tengan que recurrir a inyecciones de insulina para mantenerse en control. Te lo explicamos más a detalle:

La insulina es una hormona que tiene el objetivo de controlar la cantidad de azúcar que existe en la sangre y se produce en un órgano llamado páncreas, ubicado justo atrás del estómago.

Esta sustancia estimula a muchas células del cuerpo (principalmente las del hígado, músculo y grasa) para que permitan la entrada de azúcar al interior, donde será almacenada o usada para obtener energía; con esto se reduce la concentración de azúcar en la sangre.

Los pacientes que han sido diagnosticados con Diabetes tipo 1 necesitan inyectarse insulina desde el comienzo de su enfermedad, pues a su organismo le es imposible producir insulina.

5% de los diabéticos son diagnosticados con Diabetes tipo 1.

 

En el caso de los pacientes con Diabetes tipo 2, primero se necesita reducir y controlar la cantidad de azúcar en la sangre, para lo que se recurre al ejercicio y los cambios en la alimentación. Si estos cambios no tienen resultados adecuados entonces será necesario comenzar con medicamentos antidiabéticos (no precisamente insulina).

Sin embargo, la diabetes es una enfermedad progresiva, en la que el cuerpo dejará de producir insulina tarde o temprano, así que eventualmente se requerirá el uso de insulina en el tratamiento.

Pueden pasar varios años hasta que este tratamiento sea necesario, y el lapso es distinto en cada paciente. Tu médico es el único que puede decirte cuándo será necesario introducir la insulina a tu tratamiento de acuerdo a tus metas de control.

Recuerda que la diabetes, es una enfermedad que puede afectar a diversos órganos en forma gradual, que trae complicaciones a la vista, los riñones, la piel, los nervios, el estómago y el corazón. Por ello es de suma importancia controlar los niveles altos de azúcar en la sangre. Si tu médico te señala la necesidad de incorporar insulina, no dudes, pues este tratamiento te ayudará a que la diabetes progrese más lentamente y puedas impedir o retrasar las complicaciones.

 

Escrito por:Mimisqui de Loft Media LATAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s